¿Has escuchado hablar de mastectomía profiláctica y no te queda claro a qué se refiere o en qué consiste?

,

A continuación, te explicamos un poco sobre esta técnica quirúrgica, pero antes debemos saber que el cáncer de mama hereditario representa entre el 5-10% del total de cáncer de mama y que se necesita ser portador de una mutación en nuestro ADN para expresarlo. Estas mutaciones son varias, pero la más conocida es la mutación BRCA.

A ciertas personas diagnosticadas de cáncer de mama se les estudia este tipo de mutaciones, pero te preguntarás: ¿a quién? o ¿por qué solo a algunas personas?

Pues bien, existen unos requisitos que se deben cumplir para la realización de un test genético a dichas personas. Estos son algunos ejemplos:

  • Mujer con cáncer de mama y ovario.
  • Cáncer de mama por debajo de los 40 años.
  • Cáncer de mama bilateral siendo el primero diagnosticado por debajo de los 50 años.
  • Cáncer de mama triple negativo en menores de 60 años.

Una vez se realiza el test genético, y con ayuda de una serie de programas informáticos y algoritmos, se clasifica a la persona en alto riesgo, intermedio o riesgo poblacional.

A esas pacientes de alto riesgo, mujeres la mayoría, se les propone realizarse lo que conocemos como cirugía reductora de riesgo, mastectomía profiláctica bilateral, coloquialmente hablando “fenómeno Angelina Jolie”. La otra opción, si no desean operarse, es mantener una vigilancia intensiva con resonancia magnética.

Con diferentes técnicas quirúrgicas, el resultado es el vaciamiento de la mama, conservando piel y complejo areola-pezón y reconstruyendo dicha mama, la mayoría de veces, con prótesis mamarias.

El beneficio de dicha cirugía es mayor cuánto más joven es la paciente. La supervivencia puede aumentar un 13% en pacientes de 25 años. La mastectomía profiláctica disminuye de forma eficaz el riesgo de cáncer de mama vinculado a BRCA en un 90%. El objetivo final es disminuir la mortalidad, pero sin olvidar los beneficios que se asocian a no pasar la enfermedad.

A pesar de todas estas ventajas, no debemos olvidar que el riesgo no es cero porque siempre queda algo de tejido mamario. Por eso, se llama cirugía reductora del riesgo de cáncer de mama. Además, debemos saber que nuestra imagen corporal puede cambiar después de la mastectomía y afectar negativamente al funcionamiento sexual.

El objetivo final de la cirugía es que las pacientes perciban un buen resultado, mejore su estado de ánimo y puedan hacer una vida normal. De hecho, se ha demostrado que tras la cirugía, los niveles de malestar psicológico, la ansiedad y preocupación por cáncer parecen disminuir con el tiempo, a diferencia del cribado, con el que la ansiedad y la preocupación suelen aumentar temporalmente con las “rellamadas”.

En general, el grado de satisfacción es alto, pero, como en toda cirugía, no debemos olvidar que existen complicaciones.

Sin más, las recomendaciones deben ser individualizadas y deben incluir una información clara y precisa para respetar la autonomía de la paciente y que la decisión definitiva dependa en último término de esta, después de interpretar dicha información y sopesar preferencias y valores.

04/05/2022 – Clinica Beltran y Obradors