Las varices no son más que dilataciones de las venas que surgen cuando no hay una circulación de retorno adecuada.

Con frecuencia aparecen en las piernas, donde son más habituales, aunque también pueden aparecer en otras zonas del cuerpo. Los síntomas más comunes suelen ser dolor, piernas cansadas, aparición de venas superficiales, hinchazón en los tobillos, alteración del color de la piel, enrojecimiento o picor.

¿Cómo tratar las varices?

Dicho esto, hay varias formas de tratar las venas varicosas, desde la aplicación de remedios naturales hasta procedimientos quirúrgicos y, su efectividad dependerá de la gravedad del problema. Si no son graves, las varices se pueden combatir con tratamientos caseros, que eliminan el picor, la pesadez y el dolor leve o moderado.

Realizar actividad física diariamente es la primera recomendación a seguir para combatir las varices.

Baños de agua fría en las zonas afectadas y geles con efecto frío también son buenos para aliviar las molestias causadas por las varices en las piernas, ya que favorecen la circulación de la sangre.

También es importante mantener la piel bien hidratada y evitar la exposición prolongada al sol.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies