Blanqueamiento dental

El blanqueamiento dental es una técnica que permite tener un aspecto mucho más juvenil y saludable. El blanqueamiento es un tratamiento dental estético que logra reducir los tonos del color original de los dientes dejándolos más blancos y brillantes.
El producto que se utiliza es a base de peróxido de hidrogeno o peróxido de carbamida, es un gel con PH neutro y contiene desensibilizantes para aumentar la comodidad del paciente.

Beneficios

  • La intensidad de blanqueamiento dependerá de cada paciente, de su color particular que deberá ser estudiado por el especialista para determinar las expectativas del blanqueamiento.
  • El blanqueamiento final obtenido permanecerá invariable en boca durante unos 2 a 5 años, dependiendo de cada paciente, de sus dientes, y de su cuidado. En cualquier caso, cuando decae el blanqueamiento, nunca se recupera el color inicial, siempre quedan más blancos. En este caso bastará un “recordatorio” del tratamiento de blanqueamiento para recuperar el máximo blanqueo inicial.
  • Las manchas externas que puedan ir apareciendo a causa de café, té, tabaco, Coca-cola, espinacas, complejos vitamínicos bebibles de hierro, enjuagues con colutorios a base de clorhexidina, podrán ser eliminadas mediante limpiezas bucales o el uso diario de pastas dentales.

    Pasos

    • Paso 1

      En la primera visita, el dentista te realiza una exploración en boca y te toma unas fotografías y unas radiografías para tener los máximos registros posibles de tu caso.
    • Paso 2

      Dentistas de diversas especialidades se reúnen en sesión clínica para estudiar conjuntamente todos tus registros, acordar un diagnóstico y planificar un plan de tratamiento.
    • Paso 3

      Mediante un procedimiento indoloro, se inserta en el hueso un implante que actúa como raíz artificial. En algunos casos se puede colocar la prótesis el mismo día y en otros debe esperarse a la integración del implante en el hueso.