Odontología preventiva y conservadora

 

La odontología conservadora es el pilar de la odontología; con esta parcela intentamos por todos los medios conservar los dientes naturales el mayor tiempo posible, con métodos mínimamente invasivos.

Es muy importante la detección y tratamiento precoz de las caries para evitar que el daño profundice afectando a estructuras nobles.

Un empaste u obturación es el procedimiento por el que se restaura un diente mediante la colocación del material estético de resinas compuestas (composites) en la cavidad creada tras eliminar la caries. Se denomina reconstrucción cuando la caries afecta a varias caras del diente.

La endodoncia o tratamiento de conductos es el procedimiento por el cual se elimina la pulpa o nervio dañado o muerto de un diente tras una infección y se rellena y sella con materiales específicos para evitar nuevos procesos infecciosos, dejando sin sensibilidad la pieza dental. Dependiendo del número de raíces y por consiguiente ramas nerviosas que tenga el diente, la endodoncia será unirradicular, birradicular o multirradicular.

Una vez que las bacterias han llegado al nervio del diente, bien porque hemos dejado avanzar una caries demasiado o bien a través del periodonto (tejidos que rodean la raíz del diente), la endodoncia es la única forma de evitar la extracción de esa pieza.

Hay un pequeño porcentaje de posibilidad de fracasos de una endodoncia, en cuyo caso sería aconsejable la realización de una reendodoncia o retratamiento de los conductos.

Como resumen diremos que la Odontología Conservadora es la parte de la Odontología que se encarga de reparar los tejidos dentarios afectados por lesiones que provienen de diferentes etiologías, entre las que la caries destaca como más habitual.

El tratamiento consiste en la eliminación del tejido afectado y su sustitución por materiales odontológicos biocompatibles. En función de las características de la patología y de la pieza afectada, el especialista valorará el tipo de material dental que aporte mejores características para recuperar la estética y la función masticatoria.

La filosofía de la odontología conservadora se basa en la conservación, siempre que sea posible, de los dientes originales.