Mesoterapia facial o hidratación profunda o biorevitalización

Es la base de todos los tratamientos de medicina estética , ya que lo primero que se pierde con el paso del tiempo es el grado de hidratación de la piel, su contenido en agua.

El agua es retenida por el ácido hialurónico contenido en la piel, por lo que su disminución va ligada a una falta de dicho componente esencial.

La mesoterapia es una técnica de punción muy superficial, con agujas muy finas, prácticamente indoloras, que permite introducir dentro de la piel las sustancias que esta necesita para su nutrición, hidratación y elasticidad.

Se inyecta una solución específica que contiene un cóctel de vitaminas, aminoácidos y ácido hialurónico en diferente concentración, según las necesidades de cada paciente

ES UNA TÉCNICA SEGURA Y RÁPIDA QUE DEVUELVE A LA PIEL LUMINOSIDAD, HIDRATACIÓN Y TERSURA

Con el paso del tiempo, el ácido hialurónico de la piel va disminuyendo paulatinamente, lo que hace que la piel se muestre menos tersa y pierda luminosidad. El tratamiento de mesoterapia facial corrige estos síntomas del envejecimiento facial de la piel como falta de luminosidad en el rostro, deshidratación en el cuello, relajación cutánea en el escote, aparición de las líneas de expresión, pequeñas arrugas, y cambios en la pigmentación.

Puede empezar a utilizarse a partir de los 25 años, actuando preventivamente contra el envejecimiento dérmico.

La mesoterapia facial es un tratamiento médico estético eficaz con unos resultados muy satisfactorios en el rejuvenecimiento de la piel de la cara, el cuello y el escote.

El resultado empieza a notarse desde la primera sesión. El número de sesiones dependerá de la edad del paciente y de las condiciones de la piel.

En general, con cuatro sesiones en tres o cuatro semanas es suficiente. Para mantener el resultado se aconseja practicar alguna sesión complementaria, lo que se irá espaciando a lo largo del tiempo.