colocacionLugar de colocación de las protésis de mama

 

El implante mamario puede alojarse directamente detrás de la glándula, (situación retromamaria o submamaria), o detrás del músculo pectoral (situación retromuscular o submuscular). Existe también la posibilidad de colocarlo por detrás de la fascia del músculo pectoral (situación subfascial).

Vamos a describir las ventajas e inconvenientes de cada situación, según nuestra experiencia:

SITUACIÓN SUBMARINA

La colocación de la prótesis detrás de la glándula mamaria fue la que se utilizó en los inicios de la cirugía de aumento mamario, es decir, es la técnica más antigua.

Ventajas:
  • Intervención mas sencilla a nivel técnico; puede practicarse con anestesia local o local y sedación.
  • Menos dolor en el post-operatorio que la situación submuscular.
  • No interfiere con la función del músculo pectoral
Inconvenientes:
  • Estéticamente el resultado es inferior al retromuscular; en pacientes delgadas se pueden marcar los rebordes de la prótesis.
  • Mucha mayor frecuencia de encapsulamiento y cuando este se produce se aprecia mucho más, tanto de forma visual como por el tacto.
  • Al aumentar el peso de la glándula mamaria en su conjunto, puede producir una caída de toda la mama.
  • Mayor dificultad de estudio de la mama y riesgo de lesionar la prótesis si se debe practicar una punción mamaria.

Nosotros la utilizamos alguna vez; estaría indicada en los siguientes casos y con ciertas limitaciones en cuanto a la medida de los implantes:

  • Pacientes deportistas profesionales
  • Pacientes deportistas profesionales

Mamas tubulares y mamas en las que falta el vientre mamario; en este caso practicamos una técnica mixta, polo inferior submamario y polo superior subpectoral.

  • Debe existir una buena cobertura de tejido subcutáneo; es decir, no pueden estar muy delgadas.
SITUACIÓN SUBMUSCULAR

Es una técnica creada para mejorar los problemas que se producían con la anterior; nosotros hace más de 20 años que la utilizamos con frecuencia.

Ventajas
  • Aspecto más natural; toda la prótesis queda recubierta por el músculo, por lo que no se suelen apreciar los contornos de la misma.
  • Menor incidencia de contractura capsular; la prótesis se encuentra alojada en un plano virtual de desplazamiento de fascias, por lo que el despegamiento es menos traumático y se crea menos tejido alrededor de la prótesis. Si se llega a contracturar, se aprecia menos, tanto visualmente como al tacto.
  • El músculo actúa como una faja alrededor del implante que lo mantiene en su posición aunque coloquemos volúmenes importantes; la prótesis no va cayendo por la gravedad.
  • Tacto más natural
  • Al estar el músculo entre la mama y la prótesis, permite practicar punciones guiadas sin riesgo de pinchar la prótesis
Inconvenientes
  • El inconveniente principal es la técnica quirúrgica en si, es más compleja que la submamaria, y precisa anestesia general o una sedación muy profunda.
  • En pacientes con musculatura muy potente puede observarse un ascenso de la prótesis, provocada por la acción del m. pectoral.Es importante controlar esta posibilidad en el post-operatorio y prevenir dicho ascenso.
  • Post-operatorio con más dolor; de todos modos el dolor puede ser tratado efectivamente con analgésicos.
SITUACIÓN SUBFASCIAL

Es una técnica aparecida recientemente; pensada para evitar algunos de los inconvenientes de las anteriores técnicas.

Se basa en la colocación de la prótesis en un plano situado entre la fascia (membrana que recubre el músculo) y el músculo pectoral.

El abordaje de dicho plano puede realizarse desde una incisión axilar, donde la prótesis se coloca por la parte superior a nivel subfascial y por la parte inferior a nivel submamario. Lo que ocurre es que a veces la fascia es muy delgada y se rasga con facilidad, por lo que a nivel práctico el resultado es muy similar a la prótesis submamaria.

También puede accederse desde la vía areolar o desde el surco submamario. En estos casos, la disección subfascial puede completarse mejor y conseguir un refuerzo del polo inferior de la mama.

A nuestro modo de ver se parece mucho a la vía submamaria, con todas sus ventajas e inconvenientes, excepto en este refuerzo del polo inferior que quizás frene la caída de la mama.

La utilizamos en alguna ocasión, pero en general no mejora los resultados obtenidos con la situación retropectoral.

La usamos en los casos en que antes habríamos practicado una técnica submamaria simple, para reforzar la fijación de la prótesis y evitar el descenso de la misma.

SITUACIÓN DUAL O MIXTA

La prótesis se coloca por la parte superior a nivel submuscular y por la parte inferior a nivel submamario o subfascial.

Requiere un abordaje directo, ya sea a través de una incisión areolar, en el surco mamario o de las incisiones de una mastopexia.

Esta indicada en los casos en que hay que crear un vientre mamario por falta de desarrollo del mismo, en los surcos submamarios muy altos, en casos de pacientes con inserciones pectorales muy potentes, pero sin duda el caso más indicado es la cirugía de las mamas tubulares.

La ventaja de esta situación es que nos permite aprovechar las ventajas de una situación submuscular en la parte alta y nos da la forma deseada en la parte inferior.