Desde que ha nacido la moda de las “selfies” las jóvenes están mucho más pendientes de su aspecto y de cómo salen en cada una de las fotografías. Por eso es que acuden con más frecuencia a los profesionales de cirugía estética buscando cambiar aquello que no se ven bien en las fotografías e intentando también así imitar a las chicas que siguen en las redes sociales como Instagram.

Así es entonces que los retoques estéticos de las “influencers” crecen cada día más.

Quienes piden este tipo de retoques son personas de entre 25 35 años que están muy interesados en la belleza y en la moda. Cerca del 60% de estos casos son mujeres que dicen ver su imagen un tanto distorsionada en las fotografías lo que hace que se pronuncien más algunas zonas como por ejemplo la nariz.

Dentro de las mayores preocupaciones o las zonas que solicitan modificar se encuentra principalmente como decíamos la nariz, ya que se trata de la parte que brinda un marco a la zona central de la cara y que puede llegar a verse muy diferente en una fotografía que en otra. Generalmente lo que solicitan en estos casos es que se pueda achicar y que se vea un poco más armoniosa

Posteriormente lo que preocupa es la mirada, sobre todo la zona de las ojeras, las bolsas y los párpados caídos. En estos casos hay que tener en cuenta el hecho de que la mala iluminación puede llegar a influenciar en gran medida el cómo se ven.

Para quienes siguen a influencers como las Kardashian, les interesa tener unos pómulos bien proyectados. Aquí hay que tener cuidado en no pasarse ya que puede llegar a dejar una imagen un tanto falsa.

Por todo esto, es fundamental que en todo momento se realicen este tipo de retoques estéticos de las influencers en mano de profesionales que puedan asesorarnos y brindarnos los mejores resultados.