Lipofilling o transplante de grasa autologa o lipoestructura

Son distintos modos de referirse al uso de la propia grasa del paciente, obtenida mediante una cuidadosa liposucción y preparada para rellenar, remodelar o aumentar otras zonas donde será injertada.

Es importante destacar el hecho de que se trata de un INJERTO, no es un filler o relleno. La diferencia es que el injerto tiene que sobrevivir, tiene que irrigarse y permanecer viable; si no se consigue, será reabsorbido y desaparecerá.

Se puede definir a la grasa autóloga como el mejor material de relleno y el menos nocivo para el organismo, ya que se trata del tejido graso propio del paciente, siempre que se cumplan las condiciones necesarias para su obtención y posterior manipulación, y los medios sean los adecuados para garantizar la viabilidad del tejido injertado.

La lipoestructura o lipofilling de grasa es una técnica que consigue resultados estables y duraderos, logrando que la grasa no se reabsorba a largo plazo.

La lipoestructura es en esencia un “autotransplante de grasa”

El tejido adiposo o graso se ha empleado como material de relleno desde principios del siglo XX, pero los resultados obtenidos con su uso no eran demasiado buenos ni constantes, porque por regla general el tejido injertado se reabsorbía en mayor o menor proporción.

Aunque hubo diversos intentos para mejorar los resultados de la técnica, no fue hasta principios de este siglo cuando el Dr. Coleman describió la estandarización de un procedimiento atraumático que permite conseguir resultados buenos y reproducibles con el uso de injertos de tejido adiposo, proceso al que denominó LIPOESTRUCTURA

 

Desde entonces las aplicaciones han crecido de forma exponencial. Ha sido precisamente en Cirugía Plástica donde ha habido más avance. Inicialmente se utilizó en rellenos faciales para el tratamiento de atrofias (por medicamentos y congénitas) pero posteriormente su uso se ha extendido a cirugía reconstructiva y también estética.

Después de los trabajos de Coleman, el número de artículos y experiencias por parte de otros investigadores y cirujanos se multiplicó.

 

Aplicaciones de los injertos de tejido adiposo:

  • Atrofias faciales (por retrovirales, congénitas, Romberg)
  • Reconstrucción de mama
  • Defectos de contorno corporal tras traumatismos, por malformaciones congénitas o secuelas de cirugía
  • Corrección de secuelas quirúrgicas del contorno corporal
  • Aumento de mamas
  • Rejuvenecimiento facial solo, o asociado a lifting, blefaroplastia, etc.
  • Rejuvenecimiento de manos
  • Aumento de glúteos
  • Aumento de piernas
  • Relleno de cicatrices deprimidas
  • Corrección de asimetrías

Son necesarias de 1 a 2 sesiones para procedimientos estéticos y hasta 4-5 sesiones para procedimientos de reconstrucción más complejos.

El lipoffiling se puede realizar con anestesia local (con o sin sedación) o con anestesia general (si la liposucción supera los 4.000 cc, aproximadamente). En muchos casos, no es necesario el ingreso hospitalario y la intervención se realiza en régimen de hospital de día.

La extracción de la grasa se realiza con cánulas especiales y con una técnica muy cuidadosa para evitar romper los adipocitos, las células que acumulan la grasa. La grasa extraída se somete a un proceso de “limpieza” para infiltrar solamente los adipocitos vivos y que podrán permanecer en el tejido. La mejor grasa para infiltrar será la que mantiene también las células madre procedentes del tejido adiposo.

El relleno se obtiene infiltrando con micro-cánulas toda la grasa obtenida hasta conseguir el resultado deseado. El lipofilling prácticamente no deja cicatrices visibles.

En el postoperatorio, se administra un antibiótico y calmantes por vía oral. Es aconsejable llevar una faja elástica o un sujetador en caso de relleno mamario durante 10 días.

El lipofilling es la intervención que permite extraer la antiestética grasa de sitios donde se desea eliminar como pueden ser (los flancos, las caderas, la cintura, piernas, brazos,…) y añadirla en aquellas zonas donde nos gustaría aumentar el volumen (mamas, glúteos, cara, pantorrillas…). El procedimiento no es nada invasivo por lo que en la mayoría de casos es ambulatorio, es decir, el paciente marcha a casa el mismo día de la cirugía tras unas horas de reposo en clínica y el postoperatorio prácticamente nulo, puede incorporarse en 24 horas a su vida cotidiana.

PRINCIPALES USOS DEL LIPOFILLING

Aumento de mamas

Existen diversas técnicas para conseguir aumentar el volumen de las mamas, bien mediante la introducción de prótesis de gel cohesivo de silicona o bien con la técnica del lipofilling mamario.

Esta técnica puede estar indicada en aquellas mujeres que tengan suficiente tejido graso donante para permitir conseguir el volumen mamario que desean, beneficiándose al mismo tiempo del resultado de una liposucción.

Es interesante en los casos de asimetrías importantes de volumen mamario, ya que se puede conseguir mejor resultado que con el uso de una sola prótesis

Se puede practicar con anestesia local y sedación o con anestesia general y el paciente puede ir a dormir a casa o pasar una noche en la Clínica

Es muy importante la técnica de implantación de la grasa para asegurar que la misma sobreviva en la zona implantada y mantenga el volumen conseguido, logrando que la grasa no se reabsorba a largo plazo. Para ello lo fundamental es seguir las indicaciones que le dará el equipo médico

Es importante indicar lo siguiente:

  • La inyección de grasa purificada en el seno no modifica en absoluto el riesgo de cáncer de mama según los datos disponibles actualmente. Pueden aparecer calcificaciones benignas que en manos de un radiólogo experto y con un fonógrafo de calidad, son fácilmente distinguibles de las calcificaciones sospechosas por su forma y localización.
  • Pueden aparecer quistes oleosos, que son benignos, pero en ocasiones son palpables o pueden requerir una punción para evaluarse.
  • De todos modos y para evitar sorpresas innecesarias, se recomienda un control mamógrafo estricto los primeros años con al intención de documentar claramente la aparición de dichas imágenes y evitar confusiones en el futuro:
    1. Primera mamografía a los 9-12 meses de la intervención quirúrgica.
    2. Seguimiento cada 6 meses los 2 años posteriores a la primera mamografía.

Lipofilling Facial o lipoestructura

Sabemos que en el transcurso de lo años la cara pierde volumen. Se produce atrofia de algunos de los paquetes adiposos que son responsables de los contornos y otros se desplazan. Esta evolución se ve perfectamente comparando cualquiera de nuestras fotos desde nuestra infancia hasta ahora. El lipofilling pretende restaurar el contenido original de estos paquetes grasos, especialmente en la zona de los pómulos, pero también lo podemos usar para mejorar el contorno de la mandíbula o rellenar el área temporal.

Por orto lado el tejido adiposo inyectado mejora la calidad de la piel, posiblemente debido a su contenido en células madre (que en condiciones de falta de oxígeno como la que se produce en el tejido que recibe el tejido adiposo se convierten en capilares, arterias y venas).

La perdida del volumen de los compartimentos de grasa faciales es una de las principales causas de la flacidez producida por la edad.

El aumento del volumen tensa la piel. Por otra parte, los adipocitos contienen muchos factores de crecimiento que inducen un rejuvenecimiento del aspecto de la misma.

Esta técnica mínimamente invasiva se puede realizar bajo anestesia local para pequeñas localizaciones: ojeras, los pliegues nasolabiales, líneas de marioneta. Para volúmenes mayores, se necesita una anestesia local + sedación o anestesia general

Si flacidez de la piel es importante, la lipoestructura puede asociarse a un lifting cervico-facial .

El lipofilling periorbitario se puede realizar con anestesia local. No es necesario el ingreso hospitalario, pudiendo el paciente regresar a su domicilio el mismo día de la intervención, y prácticamente no deja cicatrices visibles.

El implante de grasa facial puede realizarse solo o combinado con otras intervenciones, como lifting facial o cervical.

Aumento de glúteos y de pantorrillas

El aumento de glúteos, es una cirugía para remodelar la forma y volumen de dicha zona, ya sea mediante lipoescultura o lipofilling Las ventajas del uso de la grasa es que No es posible el rechazo , pues es un injerto del propio individuo. Además contiene células madre pluripotenciales que, según en que zona se injerten, regeneran tejido.

Se recomienda cuándo el paciente además de aumentar sus glúteos quiere eliminar acúmulos de grasa antiestéticos en otras partes del cuerpo, con lo que se consigue mejorar aún más la figura. Se realiza una liposucción de las áreas que el paciente quiera mejorar, una vez extraída la grasa, se procesa la misma y mediante inyecciones de deposita en el interior de los glúteos para poder aumentarlos. Esta cirugía se puede realizar bajo anestesia general o bajo anestesia local más sedación. Se recomienda una noche de ingreso en clínica.

Rejuvenecimiento de las manos

Con la edad las manos sufren un proceso de envejecimiento, especialmente en el dorso, donde la piel se hace más fina y laxa, aparecen manchas, la red venosa y los huesos se hacen más evidentes. Hoy en día, existen diferentes tipos de tratamientos para mejorar el aspecto de las manos, y el cirujano plástico sabrá aconsejar cuales de ellos serán más eficaces en cada caso. La forma más novedosa y efectiva de rejuvenecer las manos es a través de los tratamientos de relleno, que nos permite añadir volumen para ofrecer una apariencia más joven. Los resultados son inmediatos. Los rellenos más frecuentes son la propia grasa, infiltrada con un procedimiento llamado lipofilling, o el ácido hialurónico.

PROCESO DE EXTRACCIÓN E INFILTRACIÓN DE LA GRASA

El procedimiento se puede realizar con anestesia local, con sedación endovenosa y anestesia local o con anestesia general, dependiendo del caso.

Extracción: Primero se procede a extraer la grasa de la zona donante. Según la cantidad de grasa que necesitemos, en algunas pacientes puede bastar con una sola zona (abdomen o flancos), mientras que en pacientes con menos grasa puede ser necesaria la extracción de múltiples zonas a la vez.

Habitualmente el acceso a estas zonas donantes se realiza con una pequeña incisión de 2-3mm.

Procesado de la grasa: por decantación y centrifugado (elimina los componentes no deseados, como agua, fluidos, sangre,..). Este proceso se realiza de diferentes maneras, a fin de conseguir una grasa a transferir de diferentes densidades. Esta diferencia de densidades hará que obtengamos grasa de diferentes calidades, para diferentes propósitos (como rehidratar una zona, rellenar una arruga, rellenar un surco, restaurar volumen,…). Esta es una de las claves del procedimiento.

También puede utilizarse la técnica de lavado y decantado, que parece aumentar el porcentaje de supervivencia de las células grasas.

La grasa contiene células madres que se conservan en la transferencia.

Injerto o transferencia: por último se injerta la grasa. Es un proceso muy meticuloso, que nos permite “esculpir” la zona a tratar. Desde pequeñas incisiones, se colocan minúsculas hileras de adipocitos en las zonas a tratar. La superposición y entrecruzamiento de dichas “hileras” en forma tridimensional, nos permite conseguir el volumen deseado, junto con una máxima supervivencia de los adipocitos trasplantados (un 60-80%) de supervivencia, está considerado un gran resultado.

Se trata de depositar miles de microinjertos de menos de 2 mm de diámetro, creando como un andamiaje que va aumentando el volumen de la zona

Opcionalmente se añaden PRGF (Platelet Rich Growing Factors) extraídos de la propia sangre del paciente, para incrementar la supervivencia y posterior efecto de dicha grasa (lipofilling enriquecido)

Por parte del paciente es sumamente importante NO FUMAR, de hecho, si el paciente fuma, el porcentaje de necrosis o fracaso del injerto se acerca al 100%.

También es muy importante que no aplique presión sobre las zonas donde se ha practicado el injerto, y que tome la medicación que se le ha indicado.

Esta colocación en múltiples trayectos de la grasa, condiciona un edema (hinchazón) de los tejidos importante en los primeros días tras el procedimiento. No obstante, al ser un procedimiento poco agresivo y que se desarrolla en un plano muy superficial, el paciente se recupera rápidamente, volviendo a una actividad normal en poco tiempo.

Según los últimos estudios, se acepta que las mejores áreas donantes son el abdomen y la cara interna de los muslos, y que la grasa debe obtenerse con una presión de menos de una atmosfera. También, que el centrifugarla a 3,000 rpm durante no más de 3 minutos y colocarla en múltiples planos y pequeñas cantidades en cada pase de la cánula, asegura su mejor integración y supervivencia.

En nuestra clínica desde el año 1987 hemos utilizado los injertos de grasa en múltiples intervenciones y tratamientos, y nuestra experiencia confirma dichos estudios; también que la grasa injertada se comporta como el resto de la grasa que tienen los pacientes; disminuye su volumen si adelgazan, y aumenta si engordan, permaneciendo estable en su localización con el paso de los años.

Nosotros la hemos integrado en todos los casos de rejuvenecimiento facial quirúrgico, en casos de asimetrías mamarias, en aumento de mamas cuando se descarta el uso de prótesis de silicona, en aumento de glúteos, sobre todo asociado a liposucción, y como filler o relleno cuando existe una perdida de tejido graso, en cualquier localización.