Los expertos recomiendan determinados alimentos que pueden disminuir la inflamación y la posibilidad de sangrado, mejorar la cicatrización y potenciar el sistema inmunológico

Estás decidida y ya has dado el paso para someterte a esa intervención de cirugía estética que tenías en mente desde hace tiempo. Tienes claro todo lo que has de tener en cuenta en el pre y en el postoperatorio, pero tal vez no has pensado en si tu alimentación ha de cambiar en estos días antes y después de la intervención. Los pacientes que se van a someter a cirugía estética son personas sanas que no necesitan suplementos alimenticios para afrontar la intervención. “No obstante, hay estudios que demuestran el beneficio de un determinado tipo de alimentación para antes y después de una cirugía, y que puede disminuir la inflamación y la posibilidad de sangrado, mejorar la cicatrización de las heridas, potenciar el sistema inmunológico y mitigar el dolor”, matiza el experto.
  • Proteínas: estimulan la reparación muscular y de la piel. Disminuyen la fase inflamatoria y aumentan la formación de fibroblastos y de nuevos vasos, influyendo positivamente la cicatrización. En general son más recomendables las carnes magras, como el pollo, y el pavo.
  • Hidratos de carbono, tales como la pasta y el arroz. Se deben evitar los hidratos de absorción rápida, como los pasteles, bombones, y en general los azúcares.
  • Alimentos ricos en fibras: verduras, hortalizas, frutas. Favorecen el tránsito intestinal y evitan el estreñimiento.
  • Alimentos ricos en vitaminas A (zanahoria, espinacas, ternera, pollo, pescado…) y C (Kiwi, naranja, brócoli…), que ayudan a la formación de colágeno y fibroblastos, y ricos en vitamina E (frutos secos), que tienen poder antioxidante.
  • Otros nutrientes beneficiosos son la arginina (legumbres) y la glutamina (nueces), que mejoran la resistencia de la herida y la función inmunológica.
  • Los líquidos son fundamentales, ya que hidratan los tejidos y tienen un efecto beneficioso en la piel.

Ojo con los suplementos dietéticos

Cuando se realiza la historia clínica del paciente hay que preguntar si se están tomando suplementos, tales como hierbas, suplementos dietéticos, productos de homeopatía o de medicinas tradicionales china o india, ya que pueden interferir con la anestesia y con los medicamentos que haya que tomar después de la cirugía (analgésicos, antibióticos, anticoagulantes…). “Algunas sustancias como el ajo, el Ginkgo o el Ginseng pueden alterar la coagulación y ser perjudiciales. Otras como la Hierba de San Juan pueden interaccionar con determinados tipos de medicamentos. Es muy importante que dos semanas antes de la cirugía se dejen de tomar todo tipo de suplementos dietéticos”, precisa.

Diferencias según la cirugía

Pero aún hay más consideraciones que tenemos que tener en cuenta, según los tipos de cirugía.

  • En el caso de cirugías faciales (rinoplastia, blefaroplastia, otoplastia, lifting facial…) se deben evitar en el postoperatorio alimentos muy calientes, ya que el calor puede aumentar la inflamación y el sangrado. Además se deben tomar alimentos líquidos y blandos para evitar en lo posible la movilidad de la musculatura facial, la cual aumentaría el dolor e influiría negativamente sobre las heridas.
  • En cuanto a la cirugía abdominal (por ejemplo la abdominoplastia) se deben tomar alimentos ricos en fibra, tanto antes como después de la intervención, para incrementar el tránsito intestinal y evitar el estreñimiento. Se deben evitar alimentos que produzcan gases (repollo, brócoli, coles…) y bebidas gaseosas, ya que hacen mucho más incómodo el postoperatorio.
  • Cuando se realizan liposucciones, sobre todo de grandes volúmenes, es importante tomar líquidos para reponer las cantidades perdidas durante la operación, y alimentos ricos en proteínas para reponer los tejidos.

Podemos resumir que una alimentación equilibrada en cuanto a nutrientes (hidratos de carbono, proteínas y grasas), rica en fibra y con un aporte de líquidos adecuado es suficiente a la hora de someterse a una intervención de cirugía estética. Eso sí, el doctor explica que se deben evitar las sustancias estimulantes al menos 24 horas antes del procedimiento quirúrgico, tales como el alcohol y la cafeína, así como el tabaco. En caso de que el paciente tenga una dolencia o una enfermedad o tome algún tipo de medicación se le harán recomendaciones específicas para él. Y, por último, si se va a realizar una anestesia general o una sedación se debe estar en ayunas (no se puede tomar ni agua), 8 horas antes de la cirugía.

Fuente: Hola

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies