Durante años las várices (varículas) de pequeño tamaño, o aquellas que ya parecen nudos, han sido tratadas por la medicina estética con esclerosis química: tratamiento que consiste en inyectar dentro del vaso sanguíneo una sustancia que lo sella desapareciendo la várice mediante se absorbe. Este tratamiento sigue dando muy buenos resultados, pero ahora, con los avances tecnológicos, tenemos nuevas opciones para desaparecer este problema y que puedas salir a mostrar tus piernas. Veamos de qué va el tratamiento para tus várices.

Láser vascular

El primer paso para comenzar a realizarte este tratamiento es acudir a un cirujano vascular o flebólogo que descarte que tienes lesiones venosas profundas que comprometan el retorno sanguíneo. Además, debes ser muy objetivo en cuanto al estado de tu várice, el láser pierde efectividad en varículas mayores a cuatro milímetros de calibre. Tu fototipo o color de piel es otro factor a tomar en cuenta, ya que las pieles oscuras podrían generar manchas luego del uso del láser.

Láser y fuentes lumínicas como el IPL

Estos tratamientos tienen resultados excelentes en las varículas o arañas vasculares que se presentan en los miembros inferiores (pies, tobillos, pantorrillas). También son utilizados como tratamiento para otras afecciones vasculares en el cuerpo y en la cara como el enrojecimiento facial, el escote enrojecido, ojeras, puntos de sangre, manchas residuales o hematomas y angiomas planos.

Para tratar otras lesiones vasculares existen equipos láser que corresponden al uso exclusivo de dermatólogos y cirujanos vasculares. En la medicina estética se utilizan comúnmente los que ya fueron mencionados (Nd, YAG, IPL).

El láser para tratamientos en de varículas, así como para terapias antienvejecimiento u otros tratamientos de la piel es muy buscado ya que tiene efectos rápidos, el tiempo de recuperación es corto y siempre se están actualizando sus aplicaciones. Sin embargo, no siempre el paciente es candidato para un tratamiento con láser, por eso es mejor acudir a un especialista que evalúe la historia clínica del paciente, el estado de la piel, las condiciones del área a tratar y defina cuál es la mejor terapia.

Asimismo, el éxito del tratamiento dependerá en gran parte del cuidado que se proporcione el paciente. Si el médico tratante le recomienda usar cremas específicas debe cumplir con ello, así como evitar la exposición excesiva al sol durante los periodos de terapia y siempre aplicar protector solar en todo el cuerpo y principalmente donde haya trabajado con láser.

Puedes seguirnos en:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies