Cirugía facial

El paso de los años provoca el descolgamiento de determinadas zonas de la cara, un envejecimiento que se manifiesta de diferentes formas: flacidez en los pómulos y el cuello, pronunciación progresiva del surco nasolabial, caída de la comisura y de las cejas, formación de arrugas alrededor de los ojos (patas de gallo) y del perfil mandibular, doble papada, etc.

Nuestra experiencia en cirugía estética facial nos ha demostrado que, para conseguir un aspecto realmente rejuvenecido con efectos duraderos, no es suficiente ‘estirar’ los tejidos faciales.

El envejecimiento facial produce una modificación de distribución de la grasa, con lo que es necesario rehacer la estructura facial antes de realizar el lifting.

Por ello, en la Clínica Beltran y Obradors realizamos una liposucción en el reborde de la mandíbula, papada y cuello (zonas donde tiende a acumularse), además de un auto-implante de grasa en las zonas necesarias (mejillas y surcos nasogenianos).